M. Assumpció Vilà i Planas, Síndica de Greuges de Barcelona

¿Quién es la Síndica de Greuges?

La síndica de greuges de Barcelona es, desde mayo de 2010, Maria Assumpció Vilà i Planas. La defensora de los barceloneses y barcelonesas fue nombrada por unanimidad de todos los grupos municipales cuando acabó el proceso de consultas entre todas las entidades que figuran inscritas en el registro de entidades municipal. Tomó posesión del cargo el día 13 de mayo de 2010.

Vilà acabó su primer mandato el 13 de mayo de 2015. El 15 de enero de 2016, el Ayuntamiento abrió el proceso para escoger al nuevo síndico/a de la ciudad. Entre el 15 de enero y el 15 de marzo se llevó a cabo el proceso de presentación de las candidaturas por parte de las entidades inscritas en el Fichero General de Entidades Ciudadanas.

Concluida esta fase, entre el 16 de marzo y el 15 de abril, los ciudadanos y ciudadanas de Barcelona y las instituciones o asociaciones no registradas, pero legalmente constituidas en la ciudad, pudieron dar su apoyo a los diferentes candidatos o candidatas a través de un portal web abierto por el consistorio.

Finalmente, y después de consultar a los diferentes grupos municipales, la alcaldesa Ada Colau propuso el nombre de Vilà como síndica de Barcelona. Fue reelegida en el plenario del Consejo Municipal del 1 de julio de 2016, con el voto favorable de todos los grupos municipales (Barcelona en Comú, CiU, Ciudadanos, ERC, PSC y PP), a excepción de la CUP, que se abstuvo. La síndica tomó posesión del cargo en un acto en el Salón de Cròniques del Ayuntamiento el 5 de septiembre de 2016.

La defensora ha desarrollado casi toda su trayectoria en el tercer sector. Desde 1978 y hasta 2002 gestionó diferentes áreas de voluntariado oncológico en Barcelona y de atención a las personas mayores en centros sociosanitarios y residencias. También fue coordinadora de la Unidad Territorial de Barcelona de la Federación Catalana de Voluntariado Social y miembro del Consejo Directivo de la Federación Catalana de Voluntariado Social.

Entre los años 1980 y 2001 trabajó como secretaria ejecutiva y técnica en la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). En 2002 fue cofundadora de la Fundación Liga Catalana de Ayuda Oncológica, Oncolliga, donde ocupó el cargo de gerente entre los años 2006 y 2010. Además, la actual defensora de los barceloneses fue, entre los años 2005 y 2007, presidenta de la Taula de Entitats del Tercer Sector Social de Catalunya. Y entre los años 2002 y 2010 fue también presidenta de la Federación Catalana de Voluntariado Social. Durante su primer mandato, la síndica asumió la experiencia y los planteamientos de la primera defensora. Dio continuidad a la trayectoria iniciada con la voluntad de trabajar en la mejora de las garantías de los derechos y por la plena realización de los principios de la buena Administración. También se planteó la agilización de la resolución de los expedientes y la eficacia de las decisiones. Y propuso soluciones equitativas y mejoras de eficacia y bienestar social.

Para los próximos cinco años, considera que la Sindicatura tiene que reforzarse y consolidarse, y ser más próxima y eficaz en dos ejes: defender los derechos fundamentales y las libertades públicas, constitucionales y estatutarias, y prevenir y mediar en las relaciones de la ciudadanía con el Ayuntamiento, según la Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad.

“Queremos llegar a todo el mundo que se sienta agravado en sus derechos para que nadie pueda quedar nunca en indefensión ante el Ayuntamiento de Barcelona”. La intención es hacer una campaña de comunicación para dar a conocer todavía más la Sindicatura entre la ciudadanía y para que el vecindario perciba la institución como una herramienta eficaz y útil. También quiere potenciar la mediación y crear un consejo asesor de personas expertas.

La síndica opina que las quejas se tienen que resolver en unos plazos razonables, sin obstrucciones ni dilaciones, y conseguir que las resoluciones de la institución sean más eficaces. Eso implica que los circuitos de trabajo entre el Ayuntamiento y la Sindicatura tienen que mejorar considerablemente. La respuesta a las peticiones de información de los órganos municipales tiene que llegar a la Sindicatura en 30 días como máximo. La Sindicatura tiene que tener plena capacidad supervisora e investigadora. Y se le tiene que reconocer el libre acceso a servicios, equipamientos, archivos y aplicativos informáticos municipales.

Durante este mandato, la síndica también tiene previsto mejorar la cooperación con entidades de defensa de los derechos humanos y los protocolos de intervención con el síndic de greuges de Catalunya, los síndicos y síndicas locales y la defensora del pueblo estatal.

Además, se pondrán en marcha colaboraciones con instituciones públicas y privadas que desarrollan actividades de interés general y que estén vinculadas al contenido de la Carta de Salvaguarda de los Derechos Humanos en la Ciudad.

También está previsto incorporar la visión de género a las resoluciones de la Sindicatura, según las normativas de la Ley de Igualdad 2016 del Parlament de Catalunya y el Plan por la Justicia de Género 2016-2020 del Ayuntamiento de Barcelona, para que éstas sean equitativas en relación a la situación específica de cada persona o colectivo.

Para desarrollar sus funciones, la síndica de agravios trabaja con un adjunto y un equipo multidisciplinar de asesores y técnicos.

Adjunta a la síndica de greuges

El Pleno del Consejo Municipal aprobó el 22 de febrero de 2019 el nombramiento de Natàlia Ferré Giró como nueva Adjunta a la Síndica de Greuges de Barcelona. Sustituye en el cargo a Marino Villa, que ha sido adjunto de la institución desde el año 2005 hasta el 2018.

Natàlia Ferré Giró (Reus, 1974) es licenciada en Derecho, diplomada en Política Criminal y Máster en Resolución Alternativa de Conflictos. Es una abogada que se ha especializado en mediación y se ha formado en técnicas de resolución alternativa de conflictos en Argentina, país pionero en el ámbito de la mediación.

Fundó Tarc en 2004, el primer centro privado de mediación homologado por la Generalitat de Cataluña. Desde el 2014, es socia y fundadora de ADDO Conflict Resolution, un despacho especializado en la resolución de conflictos y la mediación. Antes de ser nombrada como Adjunta a la Síndica de Greuges de Barcelona, formaba parte del Centro de Mediación de Derecho Privado del Departamento de Justicia de la Generalitat de Cataluña. Ferré Giró también ejerce como profesora de mediación y negociación en varias universidades, en la administración pública, colegios profesionales y otras organizaciones.